¿Cómo desarrollar un plan de seguridad para construcción?

Un plan de seguridad para construcción es un documento que perfila las precauciones de seguridad que serán tomadas durante un proyecto específico. Aunque muchas compañías tienen planes genéricos asentados, actualizarán y expandirán este plan para cumplir los requerimientos de cada proyecto individual. El plan es importante por varios motivos. Primero, ayuda a proteger a los trabajadores y al público de heridas o daños. Segundo, suele ser requerido por los propietarios o los desarrolladores para ayudar a limitar su responsabilidad mientras el trabajo tiene lugar.

Instrucciones

1. Empieza con elementos de seguridad generales requeridos por la Administración de Seguridad Ocupacional y Riesgos (OSHA). Esta es responsable de la expedición de guías y estándares para proteger a los trabajadores en todos los campos. El estándar OSHA Nº 1926, que se puede encontrar gratis en la página web de la organización, perfila los elementos específicos de seguridad. Estos incluyen protección para caídas, el uso de cascos y gafas de seguridad, prevención de incendios y cómo almacenar de forma segura materiales peligrosos. Usa estos elementos para ayudarte a crear una lista de requerimientos básicos de seguridad.

2. Incluye elementos específicos del proyecto. Reúnete con los propietarios o con los desarrolladores para determinar qué elementos de seguridad son críticos para ellos. Si trabajas en un proyecto en un hospital, por ejemplo, los propietarios pueden tener normas relacionadas con las salidas de energía por los electricistas, o evitar que los pacientes y las visitas resulten dañados durante el proceso de construcción. Enumera estos asuntos con los propietarios y asegúrate de que las medidas de seguridad estén incluidas en el proceso.

3. Visita el sitio del proyecto para determinar los peligros de seguridad adicionales. Los sitios de construcción localizados cerca de carreteras, en terrenos accidentados o sobre suelos inestables pueden presentar peligros específicos para los trabajadores en forma de caídas, tráfico o posibles derrumbamientos. Busca estos elementos antes de que el trabajo comience y perfila cómo los enumerarás en tu plan de seguridad.

4. Verifica con tu compañía de seguros. El seguro de construcción es muy caro, así que lo que sea que pueda reducir tus tarifas merece la pena ser investigado. Muchas compañías ofrecen descuentos por normas específicas de seguridad, como requerir que todos los visitantes lleven chalecos reflectantes y gafas de seguridad, o invertir en sistema contra caídas de última generación.

5. Trabaja con tus subcontratistas. Serán, de hecho, los que lleven a cabo el trabajo, así que necesitarás su aportación. Verifica que los contratistas tengan normas fijadas relativas a su labor. Esto puede incluir que los electricistas marquen el equipo peligroso de cierta forma, o que los operadores de grúa requieran una zona de separación determinada en la que no se permita entrar a nadie. Incluyendo estos requerimientos, permites que todos en el trabajo los conozcan y ayudas a crear un entorno laboral seguro.

Tomado de: www.ehowenespanol.com
Cubiertas y Fachadas


Estructuras Metálicas


Glasliner



Copyright © 2014 ARQCLASS ALL RIGHTS RESERVED

Design by: